miércoles, 15 de enero de 2014

Cursos Biblioteca y Centros Culturales 2014 de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez

Fuente: Portal FGSR
¡Tierra a la vista!
Al igual que los antiguos marinos después de meses o años de navegación peligrosa y a veces errática, se sentían salvados al vislumbrar tierra, fuera cual fuera lo que encontraran después, los bibliotecarios y gestores culturales, después de años de marejadillas y fuertes marejadas vislumbramos ya algún islote al que aferrarnos.
El libro electrónico y sus aplicaciones bibliotecarias cuenta ya con el suficiente número de adeptos como para seguir, año tras año, recibiendo alumnos que desean conocer cada rincón de esta península que comunica con el nuevo ecosistema de la Lectura digital: con las aplicaciones  necesarias para la lectura electrónica y la lectura social. En este hábitat se han hecho realidad los primeros Clubes de lectura en la nube, la apuesta de la biblioteca por la lectura social muy distinta a las propuestas existentes en el mercado.
Las plataformas de préstamo están en marcha y con ellas las nuevas políticas de Gestión de la colección y expurgo; al tiempo que los Contenidos y servicios para dispositivos móviles y La pizarra digital, se van incorporando en el día al día de la Biblioteca.

Los profesionales de este nuevo ecosistema seguimos necesitando saber Cómo atender a los usuarios de las bibliotecas, cómo incluir ALFIN para bibliotecas públicas o conocer la RDA, la nueva normativa de catalogación, pero también tenemos que llegar a la TRANSformación de los usuarios del siglo XXI para conseguir una participación proactiva de los mismos.

Es lógico que en este nuevo ecosistema prime la formación en línea, aunque nuevas acciones formativas justifican formatos presenciales como En vivo y en directo: experiencias de lectura solidaria en la biblioteca, que posibilita la participación in situ en novedosas actividades de fomento de la lectura solidaria como la Biblioteca Humana, La Nubeteca, Leo para ti o TLeo; o S.O.S, no soy informático soy bibliotecario que permite solucionar problemas cotidianos, también en vivo y en directo.

Llevamos años navegando por el mar de la lectura soportando marejadas, tormentas y demás avatares; intentando transitar entre el cielo y la tierra en un empeño por no perder el paso ante las nuevas formas de lectura y conseguir un buen maridaje entre lo que éramos y lo que tenemos que ser. Ahora podemos gritar: ¡Tierra a la vista! o mejor ¡Nube a la vista! y sentir que el futuro es menos incierto. 

Información detallada e inscripciones ingresar aquí.