lunes, 2 de diciembre de 2013

Se sancionó Ley de Bibliotecas Escolares en Argentina


Fuente Biblioteca  Nacional de Maestros
El Honorable Congreso de la Nación sancionó la Ley de “Sistema Nacional de Bibliotecas Escolares y Unidades de Información Educativas”
 
El Ministerio de Educación de la Nación, a través de la Biblioteca Nacional de Maestros y sus Redes Federales, promueve a través de esta nueva Ley Nacional políticas públicas para la gestión de la información y el conocimiento en las Unidades de Información del Sistema Educativo.


La ley es el producto de una escritura colectiva y federal,  gestionada con el acompañamiento de las autoridades del Ministerio,  autoridades jurisdiccionales, diputados,  senadores y  asesores,  comprometidos con esta nueva pieza de política pública, que tendrá alto impacto en nuestra sociedad lectora y en la recuperación de la memoria institucional de las escuelas


La propuesta, presentada  a través del senador Daniel Filmus en el año 2011 , se constituye así como la primera norma  especializada y complementaria de la Ley de Educación Nacional 26.206, cuyo Art. 91 sostiene la necesidad de creación y fortalecimiento de bibliotecas y unidades de información en las escuelas, en los distinto niveles y modalidades del sistema educativo.


La Ley  de “Sistema Nacional de Bibliotecas Escolares y Unidades de Información Educativas” es el resultado de un largo trabajo de discusión y consenso en todas las jurisdicciones del país, coordinados por la Biblioteca Nacional de Maestros,  donde los equipos del Programa BERA (Bibliotecas Escolares y Especializadas de la República Argentina), los Centros de Documentación de Información Educativa (SNIE) y las unidades de información de las Redes Federales de la BNM aportaron su experiencia y conocimiento en el área, realizando un diagnóstico de primera mano sobre las necesidades y realidades de los distintos escenarios en cada provincia.


Las mismas tienden la favorecer la inclusión social en las unidades de información del sistema educativo, generando así la democratización del acceso a la información y el conocimiento para todas las generaciones que atraviesan el sistema educativo, tanto como para sus docentes así como para el resto de los miembros de cada comunidad educativa.


Estas unidades de información son las bibliotecas escolares y especializadas en educación, los archivos y museos de escuelas, los centros de documentación de información educativa. El acceso a la información es un derecho inalienable de todo ser humano. El derecho a la información y al conocimiento debe encontrar en el sistema educativo una práctica privilegiada, universal y gratuita.


Las normativas sustantivas de cada país deberían extenderlo a todos los sectores de la sociedad para que no sea privilegio de unos pocos, sino un derecho universal y esencial de todos, que consolide una sociedad reflexiva, participativa y democrática, con producción de conocimiento autónomo gracias a la universalización de su sistema educativo.