viernes, 20 de mayo de 2011

Cómo invitar a leer al ciudadano

Los tangos de Manzi ya se pueden leer y cantar en los taxis

Por Silvia Gómez.

Fuente: Diario Clarín.

Con algo de suerte, quizá al subir a uno de los 37.000 taxis que circulan por la Ciudad, los pasajeros se puedan encontrar sobre el asiento un libro con poesías y letras de tango de uno de los escritores más brillantes de la historia del género: Homero Manzi. Así, Buenos Aires busca homenajear al poeta cuando se cumplen 60 años de su muerte.

“Homero Manzi, poeta de arrabal”, recoge una parte de la enorme obra del artista, que nació en Santiago del Estero pero que de niño se mudó a Boedo con su familia. Y justamente fue la impronta de ese barrio en el que Manzi moldeó algunas de sus letras más famosas: Barrio de tango , Sur , Malena , Che Bandoneón, Fuimos y Ninguna , entre muchísimas otras.

La tirada es de 5.000 ejemplares y los libros estarán en los asientos traseros de los taxis. La idea es que los pasajeros lo hojeen, lo lean y quizá hasta se animen a tararear alguna letra. Pero la consigna es que el libro se quede en el mismo lugar, para que lo pueda disfrutar el siguiente pasajero. Sin dudas se transformará en un aliado en medio de algún piquete o en los momentos en que el tránsito no da tregua.

La presentación del libro se realizó ayer y participaron Acho Manzi –hijo del poeta y también compositor y letrista–, Daniel Lipovetzky, Secretario de Inclusión y Derechos Humanos, y María Isolina Peña, directora de Pasión por Buenos Aires, el programa que organizó esta movida para recordar el aniversario de la muerte del artista.

Con un diseño sencillo, el pequeño libro, comienza con un breve prólogo, que hace las veces de biografía, escrita por Horacio Salas, y una selección de 18 de sus poemas y letras de tango, como por ejemplo Sur : “Sur... paredón y después/Sur... una luz de almacén/ Ya nunca me verás como me vieras/ recostado en la vidriera y esperándote” Más allá de la obra de Manzi, y todo lo que aportó su lírica al tango, la propuesta de leer en los taxis se suma a la movida “Buenos Aires Capital Mundial del Libro”, la distinción que le otorgó Unesco a la Ciudad.